La transformación o interrupción digital hace referencia a la transición que realizan las empresas cuando deciden cambiar la forma tradicional en que operan y administran su funcionamiento para dar paso a nuevas formas más modernas y orientadas a adoptar nuevas tecnologías

Sin importar el tamaño de la empresa, tener en cuenta la transformación digital es una obligación, ya sea en relación a la automatización, logística, software, data, entre muchas otras.

Las empresas dedicadas a la tecnología deben ser capaces de ir más rápido y ofrecer nuevas ideas con aplicaciones personalizadas, ofreciendo reducción de costos y una mejora constante en la experiencia final del cliente, debe ser el núcleo de la transformación digital.

La transformación digital no se trata sólo de adoptar nuevas tecnologías, sino de un cambio en el pensamiento y la cultura de la organización. Es necesario que las organizaciones estén pendientes y reconozcan los cambios que ocurren a su alrededor, y dediquen tiempo y esfuerzo a generar soluciones innovadoras de resolver los nuevos desafíos que se presenten.

Los líderes y equipos TI deben conocer y estar alineados con los objetivos centrales de la empresa, no sólo con sus objetivos como área TI, ya que deben trabajar mano a mano para cumplir y desarrollar lo que realmente se necesita.

De eso se trata la transformación digital, de acelerar las actividades comerciales, reducir los costos, mejorar los tiempos de respuesta y producción, lograr un cambio positivo en los procesos, las personas y los modelos de competencia.

Los procesos empresariales se están alejando de los sistemas heredados y están adoptando tecnologías modernas como una nube, Big data, IoT, RAD, etc. Aportando valor al negocio, aumentando la velocidad, reduciendo esfuerzos y costos, además resultados de forma más efectiva.

Aunque mucho se habla de transformación digital, muchas veces las empresas no tienen una madurez ni cultura organizacional que permita obtener resultados positivos de los nuevos procesos y tecnologías adoptados.

  • Experiencia al cliente: Proporcionar a los clientes una gran experiencia en todos los aspectos posibles. Con el objetivo de obtener la lealtad del cliente con la marca.
  • Orientación del proceso: Digitalización del proceso habilitando a los trabajadores a promover la toma de decisiones impulsada a través de los datos, aumentando el rendimiento y la transparencia operativa.
  • Innovación en los negocios: Nuevos productos digitales y / o digitalización de modelos comerciales, fomentar nuevos productos y servicios innovadores, adaptandolos  a las necesidades comerciales.

Se está viviendo una transformación en todas las empresas, que ha causado cambios totales en los procesos de negocios. Ha generado impacto en las estructuras de la industria y también en los niveles de la organización.

Así se avanza para garantizar que la transformación digital, junto con la innovación, impulsen los negocios y generen cambios productivos, entregando cada vez más valor.

(Fuente)

By NO Comment Noviembre 13, 2017