Cuando vemos este término, nos imaginamos algo grande, algo que aún no ha pasado, pero la realidad es que ya la revolución industrial está inmersa en sectores empresariales y cada vez se hace más frecuente verla en pequeñas cosas de nuestro día a día.

La primera revolución industrial surgió entre 1760 y 1830, la llegada de la producción mecanizada a base de vapor,  cambió visión de cómo hacer las cosas, poniendo a estas grandes maquinarias a hacer trabajos pesados que requerían de mucho personal. Luego con la llegada de las revoluciones en el campo de la electricidad, se hace posible realizar producciones en masa, y es cuando entra la era de la tecnología, computadoras, celulares y demás aparatos tecnológicos.

Estos sistemas han avanzado tanto que han dado paso a una nueva revolución industrial, donde se combinan las telecomunicaciones, sistemas, inteligencia artificial e internet de las cosas.

Los avances que incluye la cuarta revolución industrial propone un cambio de economía mundial, la forma en que hacemos tareas diarias, automatización de procesos e incluso un cambio de consumo energético. Básicamente con la llegada de esta revolución industrial se prevé cambiar en 180° la forma en la que vemos al mundo.

Estado de la cuarta revolución industrial

Resultado de imagen para linea de produccion automotriz robot

Ciertamente estamos viviendo los principios de la revolución industrial, los precursores de implementar estas nuevas tecnologías se les acuña a las grandes empresas que fusionan el hardware con el software para realizar determinadas tareas que requieren de gran esfuerzo, a la combinación de estos dos elementos se le da el nombre de “robot”.

Ahora, el avance tecnológico también se hace presente en las industrias ya sean grandes o pequeñas en sectores públicos, bancario, privado, entre otros, y estos buscan automatizar procesos internos de miles de transacciones diarias (como lo puede ser en el caso de la banca pública y privada) y así destinar recursos humanos a tareas donde realmente se necesiten.

Internet de las cosas 40 zettabytes

Entender el por que de las cosas ayuda a encontrar soluciones. Es por ello que el IoT será fundamental para acelerar los avances de esta revolución industrial. Se estima que para el año 2020 consumiremos 40 Zettabytes en información

Cambios o fracaso

La tecnología siempre avanzará y no podemos negarnos a ello, es por eso que las medianas y grandes empresas deben adaptar estos cambios en sus rutinas, de lo contrario esta revolución industrial sólo beneficiará a quienes sean capaces de innovar y adaptarse. Redacción Apiux 

Leave a Reply